5 habilidades que debe tener un administrador de edificios con éxito

Ser administrador de una comunidad de propietarios es una tarea que requiere algo más que compromiso. El puesto requiere una serie de competencias específicas para desempeñar la función con éxito.

Estas características permitirán que la labor del administrador de la comunidad de propietarios aporte importantes beneficios a los partícipes, con resultados prácticos. Al fin y al cabo, es responsable de la gestión de la casa o la oficina de decenas de propietarios.

¡Vea cuáles son las 5 habilidades que debe tener un administrador de edificios para lograr el éxito en el cargo!

1. Conocimiento de las finanzas y la legislación

Una gestión eficaz requiere un alto nivel de información y conocimiento del gestor. Debe saber cómo funciona un flujo de caja, cómo organizar las finanzas, las cuentas por pagar y por cobrar, los pagos a los empleados, entre otras actividades.

Si las cuotas que todos los partícipes pagan mensualmente están bien aplicadas, el gestor no tendrá problemas.

Lo mismo ocurre con la legislación. Por ejemplo, el administrador del condominio debe estar muy bien informado sobre la reforma laboral, que también se ocupa de la subcontratación.

Si el condominio tiene la intención de externalizar o ya ha externalizado los servicios, el administrador debe ser consciente de lo que se está discutiendo y de cómo los posibles cambios pueden afectar a la vida de los residentes y a las finanzas del edificio.

Además, el conocimiento proporciona seguridad. En una reunión, si el administrador no sabe de qué habla, puede ser cuestionado duramente por un miembro del edificio o condominio.

2. Facilidad de trato con la gente

Esta es una habilidad esencial de cualquier gestor. Se aplica, básicamente, en dos casos.

La más común es la de mediar en los conflictos entre los residentes. En el caso, por ejemplo, de las quejas por ruido, el gestor debe ser capaz de escuchar la queja y entender sus argumentos. Al mismo tiempo, deben ocuparse de los que hacen el ruido.

El problema es que todo el mundo cree que tiene razón, y el director tiene que encontrar una solución. Sólo con una buena gestión de las personas se pueden resolver cuestiones como ésta sin causar más confusión.

También es importante resolver los problemas entre el personal y los residentes. Escuchar a ambas partes y encontrar soluciones justas requiere esta aguda habilidad.

3. Capacidad para evaluar los servicios

El administrador del edificio es responsable de mantener la calidad de los servicios prestados a los inquilinos. Y saber cómo evaluar los servicios es esencial para que los residentes sepan si las tasas se están utilizando de forma inteligente.

Una forma de mejorar los servicios es externalizarlos. Las empresas cuentan con profesionales de diversas áreas formados y cualificados, lo que facilita el momento de iniciar el servicio.

Además, la evaluación se comparte con la empresa contratada mediante informes de rendimiento, por ejemplo.

Un condominio puede externalizar los servicios de conserjería, limpieza y seguridad. Con esta opción, el encargado del edificio demuestra que está trabajando para reducir los costes y conseguir el mejor resultado para las necesidades de los residentes.

4. Iniciativa en la gestión

Todos los administradores de edificios son un poco empresarios. Debe tener la capacidad de tomar decisiones, anticiparse a los problemas, proponer soluciones y cambios, pensando siempre en mejorar el condominio.

Si el gestor espera a que se produzca el problema, seguramente se enfrentará a la oposición y a las críticas.

En el caso de un problema de impermeabilización, que puede solucionarse con el mantenimiento sin causar grandes daños, el administrador que espere a que se rompa el pavimento no tendrá muchos argumentos en la junta de condominio.

5. Planificación y organización

Todas las habilidades anteriores dependen de estas dos: planificación y organización. Cuando un directivo tiene una visión de 360 grados, ve las necesidades y se anticipa a los problemas

Esto sólo es posible si tiene estas dos habilidades. Al fin y al cabo, ¿cómo se puede saber si es posible gastar en mantenimiento si las cuentas no están al día? ¿O no conocer los horarios de trabajo y las reservas de zonas comunes?

Imagínese la confusión que esto puede causar en la vida de los residentes. Un directivo de éxito es organizado y sabe planificar.

Las habilidades que debe tener un administrador de condominios muestran lo complejo de la función. ¿Le ha gustado este artículo? Entonces siga nuestra página de Facebook para no perderse nuestras actualizaciones.

Deja un comentario

Call Now ButtonLLAMAR